París, la Ciudad luz

Apodo que le viene desde que Luis XVI mandó colocar tres mil luces en las calles, que en ningún lugar de Europa estaban iluminadas.
Hace unos dos mil años esta localidad estaba habitada por tribus celtas, una de las cuales, los parisii dio nombre a la ciudad. En los siglos posteriores, los romanos y los reyes francos y capetos agrandaron el asentamiento hasta constituir el núcleo de la ciudad actual.

Hay muchas cosas para admirar de Paris, una de ellas es su símbolo, la torre Eiffel, construida para la Exposición Universal de 1889, duramente criticada por los estetas, hasta tal punto, que el poeta Paul Verlaine daba un rodeo para no verla.

La catedral de Notre-Dame, pieza maestra del gótico, cuya primera piedra fue puesta por el papa Alejandro III, en el año 1163, necesitó 170 años, para ser terminada y en ella trabajaron ejércitos de arquitectos y artesanos medievales.

También el Arco del Triunfo, los Campos Elíseos, el Museo del Louvre, Les Tuileries, el Centro Pompidou, el Museo Picasso, y tantas otras cosas que merecen ser vistas, para lo que cuentas con más de mil hoteles de todas las categorías, desde opulentos palacios de máximo lujo, hasta los encantadores “hôtels de charme”.

En cuanto a la gastronomía, hay para todos los gustos, comida casera, regional, basada en ingredientes frescos de temporada, la provenzal, con ajos y aceite de oliva, o la de Lyón, con abundantes ensaladas y generosos platos a base de carne; elijas lo que elijas, todo está elaborado con el clásico encanto francés.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies