Parador Fernando de Aragón

El Parador ocupa un edificio de moderna construcción, aunque sumamente respetuoso con el entorno arquitectónico que lo circunda, uno de los más importantes conjuntos medievales de Aragón. Su nombre honra la memoria del más ilustre hijo de la villa, el rey Fernando II de Aragón, más conocido en los manuales de historia como Fernando el Católico.

Su emplazamiento, en pleno casco histórico, permite disfrutar de hermosas vistas de la ciudad. La reciente renovación de los interiores, que ha afectado tanto a los espacios comunes como a las habitaciones, amplias y luminosas, con mobiliario castellano, ha mejorado considerablemente las prestaciones del establecimiento.

Consta de 66 habitaciones, 2 de las cuales son individuales, 2 preparadas para minusválidos, 43 dobles standard, 14 dobles especiales, y 5 superiores con salón; además de restaurante y cuatro salones sociales.

Las especialidades culinarias del lugar dependen en buena medida de la caza menor y mayor de los montes vecinos. Los asados de ciervo y jabalí y la exquisita liebre al chocolate satisfarán los paladares más exigentes, sin olvidar otras especialidades culinarias aragonesas como el pollo al chilindrón y el cordero a la pastora.

El Parador también cuenta con un restaurante en un marco agradable, recientemente reformado, como el resto de las instalaciones, donde podrá encontrar las especialidades antes mencionadas.

La ubicación del hotel es el centro adecuado para emprender diversas excursiones por los valles pirenaicos navarros y aragoneses, de gran belleza histórica y paisajística.

 [ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies