Parador Enrique II

Este hostal ubicado en Salamanca ocupa el castillo que Enrique II de Trastámara levantó entre finales del siglo XIV y principios del XV sobre una antigua fortificación romana. Recuperado a principios del siglo XX para la hostelería, se utilizó como hotel privado hasta 1931, año en que fue convertido en Parador.

Después sería remodelado y reformado en diversas ocasiones, la última en el 2000. Su ubicación permite disfrutar de bonitas vistas sobre el río Águeda y el Campo Charro. Destacan el espléndido patio y los jardines, que ocupan la parte superior de la muralla, tapizada por la espesa hierba.

Dispone de 35 habitaciones con todo lo necesario para una feliz estancia. Tiene forma circular, se caracteriza por una austeridad casi monacal y dispone de dos camas de madera con un pequeño dosel que apenas sobresale de la pared.

El resto son todas diferentes; cuatro cuentan con un balcón corrido que da hacia los jardines y el río. Su decoración es alegre, aunque sin desentonar con el marco general, y se ha empleado mobiliario castellano.

En el restaurante del Parador, puede disfrutar de hermosas vistas, mientras saborea platos regionales e internacionales como la sopa de rabo de buey, el salmón marinado o la paletilla de cordero rellena.

Quienes prefieran la cocina regional más tradicional podrán decantarse por los embutidos y jamones ibéricos, los asados y los huevos fritos con farinato.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies