Parador de Ronda

Se alza al borde del impresionante tajo horadado por el río Guadalevín, que determina la peculiar configuración urbana de la ciudad, ocupando el lugar del antiguo mercado de abastos y primitivo ayuntamiento de Ronda, del que se ha respetado la fachada. El pequeño jardín, donde está la piscina,  se asoma al tajo.

El hall de entrada está cubierto con una llamativa cúpula de cristal, y la decoración, que no excluye elementos del más contemporáneo diseño, no se identifica con la imagen tradicional de los paradores.

Las setenta y ocho habitaciones son alegres y desde sus balcones se disfruta de unas excepcionales vistas. Las dúplex y algunas dobles cuentan con grandes terrazas que invitan a la contemplación y contribuyen a disfrutar de esta ciudad romántica y torera por excelencia.

Ronda cuenta con una de las gastronomías más sabrosas y variadas de Andalucía, que ofrece desde las migas rondeñas a los ajos con jamón y el guiso de patas de cerdo. La impronta árabe también se manifiesta en los fogones, sobre todo en postres como los pestiños de almendra o las célebres yemas del Tajo.

Junto con la cocina, otras pericias de los rondeños que han permanecido inalterables son las artesanías que se elaboran en sus talleres de vidriería, forja, cerámica y talabartería.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies