Parador de Málaga

En un bello paraje natural domina desde su ubicación, en el monte Gibralfaro, toda la ciudad con la plaza de toros en primer plano. El edificio data de 1948, y se amplió y reformó por completo en 1994.

Una gran arcada, bajo la que se localiza una agradable terraza, da paso al bar-cafetería, decorado con vigas de madera a la vista. La intensa luz mediterránea queda matizada por los gruesos muros de piedra, más propios de ambientes serranos.

La decoración interior, en tonos suaves, ha sido un acierto. Interiorismo moderno con tonalidades muy bien combinadas que han representado un éxito en el mundo de la decoración.

Tras la reforma, las habitaciones han mejorado considerablemente su equipamiento, destacando los espejos de aumento en el baño. Son amplias y alegres y desde sus balcones se obtienen excelentes vistas de la bahía y la ciudad de Málaga. También desde la piscina situada en el ático.

En la Provincia de Málaga se podrían diferenciar dos cocinas, ambas tradicionalmente andaluzas. En la zona de la costa se consumen los populares pescaditos fritos, o sardinas y salmonetes asados en espetón

En el interior, las cocinas de Antequera y Ronda nos ofrecen calabacetes, quesos de cabra y oveja, lomos de cerdo en manteca, etc. Y para finalizar un vino dulce de gran personalidad propio de la región, que ya era degustado y alabado por los romanos.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies