Nuevo hotel en París

La ciudad de París acoge las mayores y más costosas cadenas hoteleras del mundo, a las que se siguen sumando ofertas dirigidas a un público exigente, y de alto poder adquisitivo.

Tal es el caso de la cadena Shangri-La, una de cuyas propietarias pertenece a la familia Kuok, de origen malasio; que compró un palacio construido en 1896, por Roland Bonaparte, sobrino nieto de Napoleón.

Después de varios años de reformas, el producto es un suntuoso hotel, con extraordinarias vistas a la torre Eiffel, y que mantiene el lujo y el refinamiento de la época imperial.

Entre maderas nobles y mármoles, se localizan las 21 suites con paredes enteladas, estucos dorados, antigüedades chinas y obras de arte oriental. La Suite Imperial que ocupaba el descendiente del emperador francés, es de una suntuosidad digna de príncipes.

La gastronomía juega un papel importante en hoteles de esta categoría. El chef Philippe Labbé, poseedor de dos estrellas Michelin, está a cargo de este pequeño restaurante con capacidad para cuarenta comensales, y con un horario muy restringido, sólo atiende de martes a sábados, de 19.30 a 22.30, y por supuesto con reserva anticipada.

Los precios oscilan entre 725 euros y 1.395 euros, aunque hay paquetes especiales para parejas.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies