Hotel Castillo de la Zuda

Este bello y elegante parador tarraconense está emplazado en un lugar privilegiado; una colina sobre el casco histórico de la ciudad de Tortosa donde los iberos construyeron un castillo fortificado; los romanos, una ciudadela y los árabes, el palacio del gobernador durante el califato de Abderramán III.

Posteriormente la fortaleza fue residencia del conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, que había arrebatado Tortosa a los musulmanes. Parte de este recinto militar fue reconstruido en el año 1976 para instalar el hotel.

El edificio reproduce los esquemas arquitectónicos de las fortificaciones medievales sin descuidar los detalles orientales, propios de la construcción original; y ha conservado cuatro espléndidos ventanales de estilo gótico catalán.

Claro está que la funcionalidad está reñida con la penumbra que caracterizaba los castillos del Medievo, y por ello luce amplios ventanales que franquean la mirada hacia la vega del Ebro y sus huertos y arrozales.

El mobiliario interior, los apuntalamientos de salones y galerías y las balconadas con balaustre de madera acentúan ese ambiente de época que el hotel se propone reproducir. Por otra parte, los fantásticos jardines exteriores son lugar hospitalario, proclive al reposo y la conversación.

El comedor, donde predominan la piedra y la madera, se encuentra en el ala de la fortaleza que fuese residencia palaciega en tiempos de Ramón Berenguer IV. Tres soberbias chimeneas y cuatro ventanales góticos originales acrecientan su prestancia señorial. Un marco elegante y distinguido para degustar buena cocina mediterránea.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies