Category Archives: Hoteles temáticos

Parador de Tordesillas

Se halla situado a un quilómetro de la histórica ciudad de Tordesillas, en un fantástico entorno de pinares y con un amplio jardín. Ocupa un edificio de estilo castellano, cuya sobria fachada se enmarca perfectamente en el paisaje.

Fue inaugurado en el año 1958 y, tras varias actualizaciones y la reciente reforma integral, satisface plenamente las necesidades de sus numerosos clientes, que acuden en busca de descanso y sosiego.

A ello contribuyen sus buenas instalaciones; gimnasio, sauna, baño turco y piscina al aire libre y climatizada. La decoración es predominantemente castellana, y no faltan tampoco algunas valiosas antigüedades, tales como el reloj situado en la recepción, varios arcones y un precioso bargueño.

Entre sus dependencias hay que destacar el salón biblioteca, con una gran chimenea de piedra. Cuenta además con dos salones independientes. El restaurante, con grandes ventanales, muestra un valioso tapiz alusivo al descubrimiento de América.

Tordesillas, una tranquila ciudad castellana, tiene origen prerromano, aunque su importancia comienza con Alfonso XI y su hijo Pedro el Cruel. Debe su fama a que entre sus muros se firmó, el 7 de junio de 1494, el Tratado que lleva el nombre de la ciudad, por el cual España y Portugal delimitaban su territorio en las recién conquistadas tierras de América y África.

La localidad acogió también a Juana la Loca durante sus últimos años, hasta su muerte acaecida en 1555. Los monasterios y monumentos que hoy podemos admirar pertenecen o se inician al abrigo de todos estos acontecimientos.

[ratings]

Parador Enrique II

Este hostal ubicado en Salamanca ocupa el castillo que Enrique II de Trastámara levantó entre finales del siglo XIV y principios del XV sobre una antigua fortificación romana. Recuperado a principios del siglo XX para la hostelería, se utilizó como hotel privado hasta 1931, año en que fue convertido en Parador.

Después sería remodelado y reformado en diversas ocasiones, la última en el 2000. Su ubicación permite disfrutar de bonitas vistas sobre el río Águeda y el Campo Charro. Destacan el espléndido patio y los jardines, que ocupan la parte superior de la muralla, tapizada por la espesa hierba.

Dispone de 35 habitaciones con todo lo necesario para una feliz estancia. Tiene forma circular, se caracteriza por una austeridad casi monacal y dispone de dos camas de madera con un pequeño dosel que apenas sobresale de la pared.

El resto son todas diferentes; cuatro cuentan con un balcón corrido que da hacia los jardines y el río. Su decoración es alegre, aunque sin desentonar con el marco general, y se ha empleado mobiliario castellano.

En el restaurante del Parador, puede disfrutar de hermosas vistas, mientras saborea platos regionales e internacionales como la sopa de rabo de buey, el salmón marinado o la paletilla de cordero rellena.

Quienes prefieran la cocina regional más tradicional podrán decantarse por los embutidos y jamones ibéricos, los asados y los huevos fritos con farinato.

[ratings]

Hoteles exóticos

Para los que aún conservan la capacidad de asombro, y gustan de emociones en sus vacaciones, nada mejor que el hotel Jules Undersea Lodge ubicado en Florida (Estados Unidos), en el que hay que bucear 21 metros para poder entrar, ya que está bajo el agua. Fue inicialmente un laboratorio de investigación, y hoy cuenta con capacidad para seis personas, una habitación de 600 metros cuadrados.

Yunak Evelri, ubicado en Capadocia (Turquía), no es menos asombroso que el anterior, ya que está instalado en cuevas cavadas en la roca en los siglos V y VI, con 27 cuartos diferentes, con muebles hechos a mano, baños de mármol, y suites con jacuzzi. Las habitaciones están unidas por pasajes, y las comidas se sirven en grandes terrazas decoradas con cojines, a la luz de la luna.

Si puedes imaginarte un paraíso tropical, con idílicas playas en una naturaleza poco hollada por el hombre, tu sitio es el hotel Imperial Boat House en Tahilandia, donde las suites son barcos de madera de teca donde transportaban el arroz, y que han sido convenientemente restaurados, para ofrecer todas las comodidades; dos restaurantes, un bar en la playa, y un entorno de colinas boscosas, completan este destino turístico.

Si alguna vez pensante en emular a Tarzán deslizándote por las copas de los árboles; en el Amazonas, a 60 km de Manaos, visita el Anau Amazon Towers Hotel, a 41 metros de altura con 360 habitaciones, unidas por kilómetros de pasarelas, con dos piscinas a la altura de las copas de los árboles, dos miradores, y un auditorio, que permite una visión panorámica de esta selva.

Y esto no es todo, hay muchos otros sitios para admirar por su originalidad, y de los cuales escribiré en breve.

[ratings]

Hoteles temáticos para adultos

Para visitantes que buscan opciones distintas a los hoteles tradicionales, hay alrededor del mundo singularidades de decoraciones o temas, que pueden resultar muy interesantes.

En el City Lodge, en Berlín, los artistas que han participado en su ejecución, nos proponen dormir en camas que levitan, habitaciones mullidas, o para los que aman las alturas, camas que cuelgan del techo.

En la Tenuta Poggio Al Casone Wine Resort, en Toscana, Italia, zona productora de vino, en los meses de septiembre y octubre puedes participar de la recolección de las uvas, junto a los que lo hacen habitualmente.

En el Dasparkhotel en Linz, Austria, dormirás en grandes cañerías, situadas en el exterior, que cuentan con una cama, y una lámpara; eso sí el aseo y la cafetería son tradicionales; en cuanto al precio, puedes pagar lo que quieras.

Y lo más extraño, aunque práctico para zonas muy pobladas como Tokio, son los Hoteles Cápsulas, que como su nombre lo indica son “habitaciones” con esa forma, de dos metros de largo, y un metro de ancho, aunque tienen, además de la cama que debe ocupar toda la cápsula, una televisión. No hay puerta, pero si una cortina para preservar tu intimidad.

[ratings]

Hoteles insólitos

Convengamos en que hay toda clase de hoteles extravagantes, pero estos se llevan la palma: en el Parque Nacional Manuel Antonio, cerca de Costa Rica, un Boeing 727, es un albergue con dos habitaciones muy espaciosas, salón, cocina y una terraza en cada ala con magníficas vistas, interiores de madera, y muebles hechos a mano procedentes de Indonesia. Como no podía ser de otra manera el comedor es otro avión, un C-123 Fairchild.

Montaña Mágica es un hotel en la reserva biológica de Huilo-Huilo en Chile, cuya forma es la que le da el nombre, con abundante vegetación en dos de sus flancos, mientras que en los otros dos hay una cascada, para los que necesitan algún ruido para dormir. Cuenta con todas las comodidades de los hoteles “normales”, pero si quieres algo más extraño todavía puedes tomar un baño en troncos de árboles centenarios con agua climatizada.

El Waterworld en China, es un hotel que tiene la particularidad de estar prácticamente incrustado en las paredes de una cantera llena de agua, con todas las comodidades de un hotel de lujo, y 400 habitaciones, algunas de las cuales están bajo el agua.

El Langholmen Hotel, ubicado en Estocolmo, sirvió como cárcel en 1840, en 1989 fue refaccionado para albergue juvenil, pero la estructura carcelaria es la misma, aunque las “habitaciones” cuenten con televisión, internet y ducha. En su web lo promocionan con la siguiente frase,  “prometemos que todo el mundo tiene la llave de su celda y que el desayuno consiste en algo más que pan y agua”.

En el Hotel Giraffe Manor ubicado en Kenia, cerca de Nairobi, con cuarenta y tres hectáreas de bosque y seis habitaciones, hay además otros huéspedes; son jirafas, tan acostumbradas al trato con humanos, que asoman sus largos cuellos por la ventana a la hora del desayuno, ¡menos mal que la comida está incluida en el precio!.

[ratings]

Hoteles temáticos

Estos hoteles son especiales para niños, aunque los padres pueden gozar de otros entretenimientos, mientras sus hijos disfrutan con la recreación de sus personajes preferidos.

La cadena Sol Hoteles, te ofrece vivir como los Picapiedras, con desayunos especiales en compañía de alguno de sus personajes, talleres de manualidades, pintura, y hasta experimentos.

Siempre en un ambiente “troglodita”, podrás disfrutar de juegos en las piscinas, carreras de colchoneta, alfombras que flotan, camas elásticas, puentes tibetanos, y otros

Podrás jugar a los detectives ecológicos, soltar un globo, pero no uno cualquiera, sino uno especial, biodegradable, que contiene un mensaje, que seguramente alguien recibirá en algún punto de España.

Te divertirás practicando a los bolos con Pedro Picapiedra, disfrazándote, y participando en fiestas solo para niños, además de hacer acampadas vestidos de indios.

Si quieres disfrutar de vacaciones con tus hijos, sin tenerlos pegados a ti, esta es una opción con la que seguramente los peques de la familia estarán encantados.

 

[ratings]

Origen de los hoteles

En el imperio romano existían posadas y tabernas dentro y fuera de la ciudad, que eran normalmente pequeñas, con un ambiente tosco, que sólo se utilizaban para comer y beber, y que contaban con establos para abrevar a los caballos.

Tiempo después se promulgaron leyes para regular y controlar este creciente negocio y a mediados del siglo XVI, en Inglaterra, estas posadas se hicieron más grandes y más numerosas, colocándose en puntos clave de la carretera y a lo largo del río, con capacidad para cien viajeros, y establos para caballos y carretas.

En el siglo XVIII comenzaron las construcciones de albergues en zonas costeras, ya que se consideraba el agua de mar como una terapia para muchos males; con el advenimiento del ferrocarril en el siglo XIX, hubo un incremento extraordinario de pensiones y hoteles, algunos muy lujosos, en terminales de ferrocarril y cerca del mar.

Muchos empresarios edificaron hoteles muy ostentosos, como el Savoy en 1889, y el Ritz, a comienzos del siguiente siglo. Esto trajo como consecuencia la mejora de los servicios, a causa de la competitividad, y la introducción de cocineros franceses con sus comidas y particulares presentaciones, hicieron de estos establecimientos, centros sociales para banquetes o fiestas en grupo.

La llegada del coche y el avión en el siglo XX, provocaron cambios en el tamaño y las prestaciones hoteleras, para satisfacer la gran afluencia de gente que producía la llegada de los colosos del aire, y una diversidad de nuevos alojamientos para todos los bolsillos y necesidades se fueron creando con el correr del tiempo.

[ratings]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies